jueves, 29 de octubre de 2015

LOS CURAS EN OPCIÓN POR LOS POBRES CONVOCÓ A "NO VOTAR POR EL LIBERALISMO" Y DESTACÓ EL KIRCHERISMO

BABEL DIGITAL - Viernes 11 de Octubre de 2013
Elecciones 2013
Los Curas en opción por los pobres convocó a "no votar por el liberalismo" y destacó al Kirchenrismo
El grupo de Curas en la opción por los pobres pidió que para las elecciones “escuche propuestas y no sloganes pegadizos y agradables, pero vacíos de contenido”. “Los cristianos no podemos votar proyectos basados en el liberalismo económico”, expresaron.  
En la web oficial del grupo de los curas en opción por los pobres figura el documento oficial de cara a las elecciones del 27 de octubre. En este sentido, en el texto, los sacerdotes destacaron los avances sociales durante los gobiernos kirchneristas. Asignación Universal por Hijo, crecimiento de la producción y el empleo o los planes Conectar Igualdad o Pro.Cre.Ar, fueron algunos de los puntos reconocidos. 


No obstante, agregaron las asignaturas pendientes en la coyuntura actual y, al respecto, señalaron a la inflación y a la mejora en la distribución de la renta y de la movilidad social. 

 “En política se eligen `proyectos´, es decir, propuestas del país que queremos, y los medios para lograrlo. Como grupo de curas, no imaginamos ni queremos un proyecto que no pretenda ser cada vez más inclusivo, en el que los pobres sean no solamente destinatarios de buenas políticas sino verdaderos protagonistas”, indicaron, en uno de los párrafos. 

En igual camino argumentativo, los sacerdotes de la iglesia católica nucleados en este movimiento explicaron que en un “proyecto se tiene en cuenta de dónde se viene, en dónde se está y hacia dónde se quiere ir”. 

“Invitamos a todas y todos a recordar las consecuencias funestas del neoliberalismo de los 90, continuación de lo empezado en la dictadura cívico-militar, y alertamos ante los intentos visibles o encubiertos que pretenden que volvamos a esa `noche oscura´. No hace falta demasiada memoria para recordar cómo ese proyecto hundió el país y provocó hambre, desocupación, injusticia, desigualdades y muerte”, observaron. 

Finalmente, y entre muchos otros tramos de la nota publicada, el grupo de Curas en opción por los pobres aseveró que “como creyentes cristianos no pueden olvidar la Doctrina Social de la Iglesia a la hora de decidir un voto”. “Y -añadieron- en estos valores podemos coincidir también con muchos no cristianos o no creyentes de nuestra patria. No podemos pensar en votar proyectos basados en la autodenominada ortodoxia económica del libre mercado. El proyecto económico liberal se opone a la mirada cristiana, ya que la libre competencia y la acumulación de lucro se convierten en absolutos en pos de los cuales”, consignaron. (Redacción de Babel)



A continuación se reproduce textual el comunicado de los Curas en opción por los pobres: 

Mensaje a la sociedad argentina con motivo de las próximas elecciones legislativas del 27 de octubre
En nuestro pasado encuentro nacional de curas, en agosto, hicimos llegar a la sociedad un mensaje con motivo de los 30 años de democracia. Celebrando una nueva jornada electoral el próximo 27 de octubre, quisiéramos invitar –en ese mismo marco- a nuestras hermanas y hermanos argentinos a reflexionar juntos:
 
En política se eligen “proyectos”, es decir, propuestas del país que queremos, y los medios para lograrlo. Como grupo de curas, no imaginamos ni queremos un proyecto que no pretenda ser cada vez más inclusivo, en el que los pobres sean no solamente destinatarios de buenas políticas sino verdaderos protagonistas.
 
En un “proyecto” se tiene en cuenta de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde queremos ir. Invitamos a todas y todos a recordar las consecuencias funestas del neoliberalismo de los 90, continuación de lo empezado en la dictadura cívico-militar, y alertamos ante los intentos visibles o encubiertos que pretenden que volvamos a esa “noche oscura”. No hace falta demasiada memoria para recordar cómo ese proyecto hundió el país y provocó hambre, desocupación, injusticia, desigualdades y muerte.
 
Reconocemos muchos logros en nuestro momento presente, como la recuperación de la producción y el empleo, el mejoramiento de los principales indicadores sociales; la discusión del salario en paritarias; la Asignación Universal por Hijo y madres embarazadas; el plan Conectar Igualdad y el plan ProCreAr; una más justa movilidad jubilatoria, y la recuperación de la jubilación solidaria; el lugar dado a la Educación y la importancia que las escuelas primarias y secundarias tienen a lo largo y ancho del país: en 10 años se sextuplicó el presupuesto educativo y se crearon nueve universidades públicas y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva; la mayor presencia del Estado en inversiones para beneficio público y control de la actividad privada o en la re-estatización de algunos servicios, ya que las empresas deben servir a un proyecto de país y no a los arbitrios del capital.
 
Sabemos que falta mucho todavía. Observamos limitaciones en lo referido a la desvalorización del poder adquisitivo del salario afectado por la inflación y la necesidad de una más justa distribución de la renta y la movilidad social ascendente que siga disminuyendo los niveles de pobreza; la incidencia negativa del empleo no registrado, aun cuando se ha reducido significativamente desde fines de 2003; el acceso a la vivienda y la tierra como derechos constitucionales por encima de las imposiciones del mercado.
 
Como creyentes cristianos que somos no podemos olvidar la Doctrina Social de la Iglesia a la hora de decidir un voto.  Y en estos valores podemos coincidir también con muchos no cristianos o no creyentes de nuestra patria. No podemos pensar en votar proyectos basados en la autodenominada ortodoxia económica del libre mercado. El proyecto económico liberal se opone a la mirada cristiana, ya que la libre competencia y la acumulación de lucro se convierten en absolutos en pos de los cuales “se sacrifica todo, acentuando la desigualdad y la marginación de las grandes mayorías” (Puebla 194).  Un proyecto inclusivo no consiste en dar migajas a los pobres, porque “no se trata sólo de dar lo superfluo a quien está necesitado, sino de ayudar a pueblos enteros -que están excluidos o marginados- a que entren en el círculo del desarrollo económico y humano; esto será posible no sólo utilizando lo superfluo que nuestro mundo produce en abundancia, sino cambiando sobre todo los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy la sociedad” (Centesimus Annus 58). El papa Francisco ha señalado también que “la adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y un objetivo verdaderamente humano” (Discurso a los embajadores de Kirguistán, Antigua y Barbuda, Luxemburgo y Botswana, 16/5/2013).
 
Los cristianos no podemos votar proyectos basados en el liberalismo económico que acentúen el individualismo y la primacía de la ganancia personal. Hemos de fijar la mirada en proyectos colectivos e inclusivos, con fuerte presencia del Estado como garante de lo público y regulador de la igualdad de oportunidades desde la justicia social y el bien común, ya que la propiedad privada no es un dogma intocable, debe tener un sano límite impuesto por la necesidad de todos. Dice el Concilio Vaticano II que “Dios ha destinado la tierra y cuanto ella contiene para el uso de todo el género humano. Por consiguiente, los bienes creados deben llegar a todos de una manera equitativa, dirigida por la justicia y acompañada por la caridad” (Gaudium et Spes 69). La propiedad privada es un derecho  secundario, el único derecho natural primario es el destino universal de los bienes. Para Jesús de Nazaret la acumulación de ganancia no puede ser un fin en sí mismo, los bienes deben circular, y la economía no puede estar desconectada de la sociedad: “¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; ¿y para quien será lo que has acumulado?" (Lc 12,20)

Sabemos que en una campaña electoral muchos candidatos y candidatas intentan convencer al público que resolverán todos los problemas (apoyados por asesores de imagen venidos del ámbito del marketing publicitario que venden tanto electrodomésticos como personas), pero son en realidad globos inflados sin sustancia o sin proyecto visible y público. Invitamos a nuestros hermanos y hermanas a escuchar propuestas y no slogans pegadizos y agradables a los oídos pero vacíos de contenido como cuando se habla livianamente de la "inseguridad" o de "la plata de los jubilados". Recordando que estas elecciones definen cargos legislativos y no ejecutivos, alentamos a los candidatos a expresar a la sociedad sus ideales, sus proyectos y el modelo de país que defienden. Debemos exigir como ciudadanos que los candidatos propuestos digan clara y explícitamente qué van a hacer, cómo lo van a hacer, y con qué recursos, y que –escuchando atentamente- sepamos elegir la propuesta que según nuestro criterio, mejor defienda a los pobres. Si bien es cierto que la corrupción y la deshonestidad pueden opacar las buenas ideas e incluso frustrarlas y se debe trabajar para erradicarlas, tampoco podemos caer en la tentación -inducida por muchos- de desestimar el decisivo valor de la política como herramienta necesaria para construir futuro. Si se imponen conceptos con cierto fundamento en la realidad pero superficiales) tales como “los políticos son todos corruptos”, estaremos abonando el terreno para las ideas autoritarias, economicistas, antipopulares y antidemocráticas.
 
Deseamos fervientemente una jornada electoral desarrollada como fiesta democrática, en armonía y en paz, sin menospreciar la enorme alegría de vivir en libertad para expresar nuestras ideas y convicciones políticas a través del voto.

lunes, 29 de junio de 2015

DOS RELATOS PARALELOS













Cuantos prejuicios. ¿Y si fueran realmente comunistas? ¿Cuál sería el problema?   Pero desde hace muchos años vivimos bajo la sombra del macartismo, de usar el mote de comunista para estigmatizar. Por eso hoy les paso estas dos historias. Una publicada en los medios en estos días. Otra, un relato escrita por mí,  tratando de rescatar del olvido lo que escuchaba  en mi casa cuando era muy chico. 


Hoy llenaré un vacío en mi corazón”

















DOS DE MAYO (CORRESPONSALÍA).  Hoy es un sábado especial para Halina (Elena) Borisiuk viuda de Mikitiuk (78). La comunidad educativa de la Escuela Provincial 410 de Dos de Mayo –casualmente llamada Antonio Berutti- le permite cumplir su más largo sueño. A las 9.30 –junto a los chicos del Kilómetro 1244 de ruta nacional 14- cumplirá su promesa de lealtad a la bandera. La directora Gladys Prestes dijo a El Territorio: “Es una honra para nosotros, y compartir su alegría un deber innegable”.

Asunto pendiente
Cuando la dama de esta historia tenía 8 años (1945) no pudo jurar lealtad a la bandera. “Vivíamos en Colonia Seguín en Campo Viera. Concurríamos a la escuela 105. Tarea sagrada. Íbamos descalzos y nos lavábamos los pies para entrar al aula. Por entonces ayudábamos a papá en el vivero del tabaco y cosechando verdura de la huerta familiar. Yo vine de Ucrania con tres meses y vivimos fugazmente en Brasil, luego vinimos a la Argentina; nos encontrábamos en pleno proceso de ambientación y resultaba emocionante y significativo jurar al símbolo de la nueva patria. Pero tres días antes, la directora nos llamó a cuatro chicos a su escritorio. Nos dijo que no podíamos jurar porque ‘nuestras familias eran todas comunistas’, ninguna otra explicación y fuimos separados de las filas de los promesantes. Nos dolió muchísimo”, recordó la mujer.
“Nuestros padres habían tenido la idea que contratar a un maestro ruso recién llegado a la zona para repasar idiomas, especialmente lectoescritura para seguir escribiéndonos con muchos familiares que habían quedado del otro lado del mar. En uno de los recreos los chicos discutieron algunas curiosidades del alfabeto, la maestra paró la oreja y se enteró pasándole el dato a la directora María Elisa Fragueiro de Riobó, quien tomó esa drástica determinación de prohibirnos no sólo la jura sino recitar poesía patriótica y hasta cantar el himno. Ni pasar a la bandera. Lloramos de pena, fue el peor castigo”, rememoró sobre uno de los días más tristes de su existencia. Halina se sintió discriminada.
En plena juventud, su familia mudó a Picada Pomar, camino a Pueblo Illia, en Dos de Mayo, y se integró a los vecinos del lugar: descendientes de alemanes, japoneses, ucranianos. “Nuestra primera casita fue un ranchito techado de cáscaras de árboles, me casé y vinieron los primeros hijos. No había partera, las mujeres del monte nos atendíamos unas a otras, nos lavábamos la ropa, cuidábamos hijos de quien estaba mal, compartíamos la comida. Eso era solidaridad. Todo se hacía juntos: la siembra, las carpidas, las cosechas, la carneada de chanchos, una gran familia. Cada Día de la Bandera a mí me renacía el dolor de vivir tan cómodos bajo un cielo azul y blanco como la bandera a la que no me permitieron rendir tributo”.
Hoy Halina vive en la misma chacra donde creció con toda su familia, aún después del accidente que se llevó la vida de su esposo y un hijo.

La patria que la cobijó
“Esa anécdota yo solía contarles a mis hijos. Jurar la bandera me parecía algo obligatorio, nosotros cinco no fuimos admitidos sólo por estudiar ruso. Fuimos discriminados, un sinsentido. Hoy llenaré un vacío en mi corazón. Poder ostentar legítimamente el símbolo de la patria que me cobijó, donde convivo y comparto mi trabajo de mujer chacrera, conviva con gente noble, distendida, en una sociedad plural. Como una mujer sacrificada pero también feliz de esta comunidad llamada Argentina. Desde hoy estaré más tranquila con mi conciencia, le prometeré lo que ya le cumplí en buena parte: trabajar por su grandeza, darle mis hijos y descendientes y mis sueños y alegrías”, finalizó desbordante de emoción.


UN LIBRO QUE TE HACE COMUNISTA.

Estaban juntos en el café, recuperándose de la fatigosa jornada. Todos choferes de los colectivos conocida como la “Constitución Botánica”. Todos se parecían. Fumando o conversando desesperanzadamente sobre cosas de aún menor importancia que las trivialidades; o solamente con la  mente en blanco, en la nada, en la espera. Reinaba la resignación. Esperan la hora para irse a esos  viejos conventillos donde cada familia alquilaba un cuarto para padre, madre e hijos. Cocinita en el patio y baño común. Y al otro día volver, así por años y años.

Sólo uno parecía distinto, estaba leyendo un libro sobre electricidad y electrónica. No necesitó de un Judas –aunque lo hubo- que entrara y lo besara. Su libro lo marcaba. Estaba aprendiendo un oficio que lo sacara de la rutina del largo recorrido diario que al final del día sólo le acercaba al lugar de inicio.

Cuando llegó la policía, fueron directamente contra él. Sus compañeros –resignados como siempre- se corrieron; mientras que sin entender porqué, fue llevado a la comisaría.




















Mi abuelo nació en 1893, durante mucho tiempo supuse que recién iniciaba su juventud cuando fue detenido. La fecha, cuanto estuvo preso y las demás circunstancias de hecho nunca las supe. Presumí que posiblemente fue unos años después, allá por la década del veinte, ya estando casado. Me imaginaba a mi abuela Ángela -con un niño muy pequeño y un bebé- intercediendo por el detenido ante su familia para que hablaran con algún jefe de Policía conocido de ellos. Lo que le debe haber costado; mi abuelo Tomás nunca fue aceptado por su familia (él era de origen muy humilde y ella hija de acomodados carniceros de Recoleta) Algo me hizo suponer que era muy posible que así hubiera ocurrido. Mi abuelo recuperó su libertad rápidamente.

Debido a mi afición a garabatear este tipo de historias, mi padre se enteró de mis suposiciones y las corrigió con sus recuerdos. El hecho sucedió cuando el niño muy pequeño antes mencionado –mi padre- estaba cursando la primaria. Sí, resultó ser como supuse por muchos años, mi abuela Ángela les pidió a sus hermanos que intercedieran ante algunos comisarios muy conocidos de ellos.  Los  recuerdos de mi padre fueron impiadosos para con sus tíos y no me dejaron margen a mi fantasía. La razón por la cual  eran tan conocidos de algunos comisarios, era por su dedicación a los números. No eran profesores de matemáticas, sino que levantaban quiniela.  

La policía descubrió que él era comunista. Cuando lo interrogaron, claramente se lo dijeron. Sólo un comunista podría estar leyendo un libro de electricidad. Sólo un comunista  podía no estar resignado a volver -día a día- a trabajar en el colectivo. Su ideología política, nunca la supe. Si era comunista, tampoco.  Aunque con la lectura del libro en cuestión, él no quería ser comunista; sólo quería ser electricista.

Muchos años después; en la década del sesenta, en mi casa construimos una dependencia que con el transcurso del tiempo tuvo múltiples usos. Para todos siempre fue “el cuartito”. Recuerdo a mi abuelo Tomás -ya muy mayor- castigado por la enfermedad y completamente ciego, dando instrucciones de cómo pasar los cables para realizar toda la instalación eléctrica. Hacía en la punta de cada cable nudos distintos para distinguirlos. Tocaba cada pieza con sus manos  y dictaminaba su ubicación y como debía conectárselos.

Cuando mi hermano mayor comenzó a incursionar en la electrónica –debía tener no más de catorce años- en casa fabricó una radio a galena, y la hizo con auriculares traídos de la casa de mi abuela. Mi abuelo ya había fallecido. Mi papá nos contó como el abuelo le había enseñado a él a fabricar una. Con una hecha por mi abuelo, escuchó su familia y algunos vecinos la famosa pelea entre Firpo y Dempsey, en el 23.  Por supuesto, siempre escuché hablar de la radio en mi familia, de estas primeras transmisiones y de los famosos radioteatros en la década del veinte y del treinta. Y de las cosas que pasaban cuando los actores que hacían radioteatro, recorrían los barrios de la ciudad actuando estas obras.  Pero eso es parte de otra historia.





martes, 16 de junio de 2015

MIENTRAS TANTO NO DEJES DE DARLE PESCADO

Se me iba el subte y apuré el paso para no perder al que estaba llegando al andén de Catedral. Pero una voz me dijo "te estaba esperando para comer". Esa voz audible, fuerte y clara me frenó. Y allí, sentada en el piso se encontraba esa joven con su bebé. Callada mientras miles pasan al lado de ella esquivándola. Me acerqué y como todos los días que la encuentro le di un billete. "Muchas Gracias caballero" me dijo y escuché por primera vez su voz.
Estaba releyendo en estos días una nota de Bernardo Kliksberg  (“El otro no me importa” Página 12 8/1/15) y en especial me atrapó por los conceptos expuestos y que el subtitula "La descalificación de los apoyos a los pobres"  Habla de la otra cara de la postura de los dueños de los bienes del mundo, de ese uno por ciento que controla la casi totalidad de los bienes del planeta. Ellos buscan desprestigiar sistemáticamente los programas sociales machacando con el concepto "es asistencialismo"
Trajo a mi mente la tan promocionada frase “No hay que darles pescado, hay que enseñarles a pescar” (proverbio chino) y me pregunto:  ¿Y cuando no podemos hacer otra cosa? ¿Y cuando no te queda más por hacer? Además, Jesús no descalifica a los asistencialismos (puros a nuestros ojos) sino que los revaloriza y coloca a los que los practican al nivel de héroes de la misericordia, cuando son hechos por amor. El mismo lo explica en Mateo 25: 37-40 "los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿ó sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos huésped, y te recogimos? ¿ó desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, ó en la cárcel, y vinimos a ti?  Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis."
Puede ser que quien puede ver todas las cosas en todos sus tiempos y lugares; vea que lo que consideramos asistencialismo, no sea sólo asistencialismo sino también aporte al desarrollo.  ¿O acaso no estás dignificando y resinificando a las personas necesitadas cuando le entregas -por amor- lo que necesita? ¿Es sólo darle un bien o estás dándole tu tiempo, brindándole una comunicación, una sonrisa, un saludo?
Recordaba además una de mis últimas lecturas. La Universidad de Lanús, está reproduciendo la obra gráfica publicada por la Presidencia de la Nación, en el año del Libertador General San Martín (año 1950 - Primera Presidencia de Juan Domingo Perón) El segundo de esos libros (reproduce en forma parcial y por tema el material) es sobre "El Peronismo y la Justicia Social". En su prólogo Ana Jaramillo sostiene que el peronismo "constituyó una etapa donde sus políticas hacen eje en la búsqueda de la redistribución de la riqueza, la asistencia a la pobreza y la ampliación de derechos" y afirma que para "acompañar las progresivas políticas de redistribución del ingreso y asistencia a los hogares más humildes se pone en marcha la ayuda social desde el Estado, sustituyendo la caridad, ya que sostenía Evita que la limosna dada para satisfacción de quien la otorga, deprime y aletarga" Una visión parcial nos podría hacer pensar que estamos sólo frente a asistencialismo.
Es tan importante enseñar a pescar como darle pescado al que no tiene que comer.  Dos acciones necesarias que no son incompatibles entre ellas. Por eso propongo comenzar a sostener que "Enseña a pescar, pero mientras tanto no dejes de darle pescado"


lunes, 23 de junio de 2014

CRÍTICAS PARA EL "AFÁN Y LA CODICIA"

PÁGINA 12 – VIERNES 20 DE JUNIO DE 2014

DECLARACIONES DE CURAS CATOLICOS Y DE LA FEDERACION EVANGELISTA POR EL FALLO DE LA CORTE ESTADOUNIDENSE
Críticas para el “afán y la codicia”
Los Curas en la Opción por los Pobres y la Federación de Iglesias Evangélicas emitieron diferentes declaraciones contra el fallo que favoreció a los fondos buitre. Los sacerdotes pidieron un mensaje de la Iglesia Católica.
El grupo de sacerdotes católicos denominado Curas en la Opción por los Pobres y la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE) emitieron diferentes declaraciones criticando la decisión de la Justicia norteamericana en relación con las pretensiones de los fondos buitre, en las que coinciden en criticar la “voracidad especulativa” y el “afán y la codicia” del sistema financiero global y advierten sobre las consecuencias que recaerían sobre los argentinos si el país aceptara cumplir con el fallo del juez estadounidense Thomas Griesa.
Los curas católicos, cuyo coordinador es el sacerdote Eduardo de la Serna, difundieron un texto titulado “Frente a la voracidad brutal de los acreedores externos” y que está dirigido “a la opinión pública y a nuestras comunidades”. En el documento respaldan “la decisión del Estado argentino de pagar las deudas sin comprometer el crecimiento del país y la inclusión y la ampliación de derechos para los más pobres y débiles”, al tiempo que rechazan “por desubicados los consejos iluminados de tantos periodistas, políticos y economistas cómplices con este endeudamiento fraudulento durante la dictadura hasta el final de la década”.
Los sacerdotes en la opción por los pobres envían al mismo tiempo un mensaje directo a la jerarquía de la Iglesia Católica reclamando “pronto una palabra de nuestros pastores, demasiado largamente esperada, sabiendo que en ellos Dios ha puesto la vida de su pueblo”.
Por su parte la FAIE, con la firma de su presidente, Néstor Míguez, y de su secretario, Federico Schäfer, sostiene que “desde el Evangelio, frente a la supuesta justicia de un juez y una corte, (...) no hay justicia cuando se paga a los ricos con el pan de los pobres” y agrega que “no hay ley que pueda obligarnos a sacrificar la sangre de inocentes por el pecado de los codiciosos”. La FAIE es la más importante representación de las iglesias evangélicas históricas en la Argentina.
La institución protestante dice también que “reconocemos que nuestra deuda fundamental es con los millones de seres humanos que aún viven en condiciones precarias, en el hambre y en la miseria, sometidos a la explotación y a la exclusión, a la discriminación y a la violencia”.
Para los curas católicos si la Argentina pagara en los términos que ahora reclaman los “buitres” la “deuda contraída en infames períodos anteriores pondría en riesgo los puestos de trabajo de nuestros padres y hermanos, la salud de las poblaciones más frágiles, el nivel de educación alcanzado por nuestros niños y jóvenes históricamente excluidos y las jubilaciones de nuestros abuelos que tanto preocupan a nuestro pueblo”. De esta manera, agregan, “todo lo logrado con gran esfuerzo y con todo derecho en los últimos años se esfumaría”. Subrayan los sacerdotes en la opción por los pobres que los especuladores “quieren también nuestra soberanía; y como cristianos y argentinos no podemos aceptarlo”.
Ambas organizaciones rechazan la presunta legitimidad de la medida judicial norteamericana. Los curas católicos dicen que “lo grave aquí no es solamente la voracidad especulativa de los fondos buitre sino que su accionar ha sido perfectamente legal”. Pero advierten: “que algo sea legal no implica necesariamente que sea moralmente aceptable” y recuerdan palabras del papa Francisco: “Las grandes economías mundiales sacrifican al hombre a los pies del ídolo del dinero”. Los sacerdotes señalan que “el problema de fondo es el sistema capitalista liberal –que premia a los especuladores y condena a los que trabajan– que instala una legalidad inmoral exprimida a fondo por los expertos de la usura”.
En una línea argumental similar, la FAIE asegura que “el dinero, convertido en un dios que todo lo puede, se erige como el gran ídolo al cual hay que subordinar todo bien, sacrificar toda la vida”. Entendiendo que “este fallo (de Griesa) es el reflejo de la idolatría de este tiempo”, para asegurar luego que “mayor inseguridad que la que nos amenaza en las calles es la que se gesta en los sofisticados despachos de magnates financieros y magistrados complacientes”.

Los evangélicos sostienen también que “el privilegio otorgado a los capitales financieros contra una nación y su pueblo pone de manifiesto el sinsentido que rige la economía mundial, donde la ficción especulativa se impone sobre la vida real de los seres humanos”.

¿QUÉ JUSTICIA? ¿QUÉ LEY? ¿QUÉ DEUDA?

Buenos Aires, 19 de Junio de 2014

¿Qué justicia? ¿Qué ley? ¿Qué deuda?

“Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o
aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y
menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las
riquezas” (Jesucristo, Lucas 16:13).
“Porque los que quieren enriquecerse caen en
tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que
hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque
raíz de todos los males es el amor al dinero” (San Pablo,
1Timoteo 6:9-10).

La negativa de la Suprema Corte de Estados Unidos de Norteamérica a tomar en revisión el fallo del juez T. Griesa en el caso del fondo NML, marca las contradicciones del sistema que hoy gobierna al mundo. El privilegio otorgado a los capitales financieros contra una nación y su pueblo pone de manifiesto el sinsentido que rige la economía mundial, donde la ficción especulativa se impone sobre la vida real de los seres humanos. Nos ofrece así la ocasión de recordar y volver a valorar el mensaje del Evangelio en relación con la vida cotidiana, con lo social y económico.
En las novelas de ciencia ficción muchas veces aparece el temor de que máquinas creadas por el ser humano terminen por dominarlo y destruirlo. Esto, sin embargo, ya está pasando, sólo que esas máquinas no son las computadoras de “Matrix” sino el sistema financiero global. El dinero, convertido en un dios que todo lo puede, se erige como el gran ídolo al cual hay que subordinar todo bien, sacrificar toda vida. Este fallo es el reflejo de la idolatría de este tiempo. Mayor inseguridad que la que nos amenaza en las calles es la que se gesta en los sofisticados despachos de magnates financieros y magistrados complacientes.
El Evangelio de Jesucristo, que nos habla de la salvación espiritual, nos alerta sobre esta esclavitud voluntaria de quien se deja someter por este ídolo. Ya varias iglesias que forman esta Federación han señalado las injusticias que provoca el neoliberalismo económico. Niegan a Dios, y a la propia condición humana, quienes ponen su vida al servicio del lucro desmedido. Cuando sólo el afán de ganancias mueve al mundo y a las personas, todo otro valor le queda supeditado. Incluso la sustentabilidad del mundo creado y de la vida de los seres humanos entra en riesgo. El afán y la codicia no es sólo un pecado individual: también terminan destruyendo a los demás seres humanos, destruyendo la convivencia social y el sustento natural. Y esto no es sólo en el caso de las finanzas especulativas, sino de toda economía que haga de la acumulación ilimitada y la riqueza individual su centro, en lugar de servir a la sustentabilidad de todos los seres humanos y la integridad del mundo natural. Las políticas económicas de nuestro país, pasadas y presentes, deben también ser miradas con este sentido.
Por eso afirmamos desde el Evangelio, frente a la supuesta justicia de un juez y una corte, que no hay justicia cuando se paga a los ricos con el pan de los pobres. Sabemos que no hay ley que pueda obligarnos a sacrificar la sangre de inocentes por el pecado de los codiciosos. Reconocemos que nuestra deuda fundamental es con los millones de seres humanos que aún viven en condiciones precarias, en el hambre y la miseria, sometidos a la explotación y la exclusión, a la discriminación y la violencia, que son nuestros hermanos y hermanas en quien Jesús se nos presenta con su reclamo de amor.

Por la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas,

Federico Schäfer
Secretario

Néstor O. Míguez

Presidente

sábado, 7 de junio de 2014

LA BIBLIA DEMANDA LA REDISTRIBUCION DE LAS RIQUEZAS



"Pope: The Bible Demands the...": "La Biblia demanda la redistribución de la riqueza.

El Jefe Supremo del catolicismo- para los creyentes, el Representante de Dios en la Tierra- SS el Papa Francisco, atacó duramente el sistema neoliberal actual, llamando a una efectiva redistribución de la riqueza, apelando a un sistema económico que contemple a los pobres y a los excluidos. Ante altos funcionarios de las Naciones Unidas, incluyendo a su Secretario general, Ban Ki Moon, el Papa llamó a ¨resistir esas políticas de exclusión y bregar por un sistema que contemple las verdaderas causas de miseria¨. Para respaldar sus aseveraciones, Francisco apeló a la figura bíblica de Zacarías, aquel rico y corrupto recaudador de impuestos que cambió su proceder después de encontrar a Cristo. ¨En el actual sistema político–económico mundial-agregó- gran parte de la humanidad no se ve beneficiada por el progreso y se ven relegados a ciudadanos de segunda clase¨ . La historia de Zacarías, que finalmente compartió sus riquezas, no es la única de esa naturaleza en la Biblia, que cuenta con numerosos otros ejemplos.

Las palabras del Papa Francisco apuntan directamente a la cada vez mayor conciencia de inequidad en la distribución de la riqueza. En los Estados Unidos solamente, el rico 1% controla más del 40% de las ganancias y más del 50% de la posesión de acciones, bonos y fondos de inversión. La riqueza de este sector aumentó más del 86% entre 1993 a 2012, mientras que el patrimonio del 50% menos favorecido lo hizo en tan solo un 6,6%, claro indicador de la concentración de la riqueza en menos y menos manos. Basta señalar que un reciente estudio de OXFAM determina que las 85 personas más ricas del planeta poseen el equivalente al 50% del total de la población mundial menos favorecida...
La determinación del Papa Francisco de moralizar la economía se manifestó desde el mismo momento de asumir su Papado, y tuvo enorme repercusión internacional su conocida frase ¨ Como puede ser que no sea noticia cuando ancianos o sin-hogar mueran de exposición en la calle, y si sea noticia cuando el Mercado accionario baja unos pocos puntos?..."
Versión completa en Inglés: http://www.nationofchange.org/pope-bible-demands-redistribution-wealth-1399732852



viernes, 6 de diciembre de 2013

FALLECIÓ EL DEFENSOR DE LOS DERECHOS HUMANOS NELSON MANDELA

Con motivo del fallecimiento de Nelson Mandela, transcribimos la carta del obispo Metodista Pastor Frank de Nully Brown.

La partida de Nelson Mandela conmueve a todos aquellos que siguieron atentos su lucha incansable por la justicia y la igualdad de todos los seres humanos. Batalló contra toda dominación y en la búsqueda de una sociedad libre y democrática porque “ser libre no es solamente librarse de las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demás”. La transformación por la dignidad  y la libertad que comenzó en Sudáfrica impactó en el mundo entero como una tarea indeclinable de toda la humanidad.
Damos gracias a Dios por que la Iglesia Metodista recibió la bendición de contarlo como parte de su familia. En  este día la comunidad Metodista siente que despide a un hermano.
Con la convicción de que ante Dios todas las personas son iguales, inició una transformación en la historia de los pueblos. Su testimonio de pacificador nos desafía a seguir buscando la paz con justicia que nos conduzca a una verdadera reconciliación.
Pedimos el consuelo de Dios para la familia de Nelson Mandela.  Su fallecimiento hoy conmueve hondamente a sus seres queridos como a todos los que lo conocieron de cerca o a la distancia, pero que siguieron atentos su lucha por la justicia y la igualdad de todos los seres humanos.
Esta despedida nos moviliza como cristianos a trabajar para superar las esclavitudes que atan y denigran al ser humano en nuestro país y en cualquier lugar.  Así, rogamos que el consuelo que viene de nuestra fe nos anime en la búsqueda de ese otro mundo posible.
Me despido recordando las desafiantes palabras del evangelio: “Busquen primeramente el Reino de Dios y su Justicia, y todas estas cosas serán añadidas.” Mateo 6:33

Pastor Frank de Nully Brown
Obispo